Publicado el Deja un comentario

Duelos desde el exilio. A la muerte de Néstor Kirchner

Néstor Kirchner

Claro que terminó, hace 27 años que terminó … pero quedamos ahí, por el mundo, con nuestra memoria y nuestros camellos, hilvanando raíces, mestizando cielos, trazando sendas. ¿Estar o no estar?, el verdadero dilema. ¿Ser o no ser?: enorme, trágico error de traducción ¿no es así William?, el ser pertenece al espíritu, inasible, ambiguo, agridulce, tragicómico. El estar es absoluto, como la muerte, se está o no se está, cara o seca, cuerpo sólido, piernas, manos, bocas, aquí y ahora … nosotros no estamos, no estábamos cuando nos alcanzó la noticia en otra cortada, en otra bocacalle, en otro lugar. ¿Nos quién? Nos nosotros, los que estamos en este acto en Paris , en el 6 de la rue Cimarosa, en esta embajada argentina, frente a la placa que recuerda 30000 desaparecidos de un país que es el nuestro. Sentí necesidad de venir, de juntarme, de estar más cerca, y aquí estamos, setenta o tal vez ochenta, nómades, exilados, navegantes, estamos porque necesitábamos estar.

¡Qué terrible para los anti K! La K se hizo ele, ala, pájaro … emprendió vuelo, pagó su precio, entró al palco del jardín de los inmortales. ¿Y ahora qué? ¿Ahora cómo? ¿cómo cocinarán el odio? ¿en qué marmita? ¿cuáles salsas? ¿ cómo envenenarán sus flechas? ¿cómo dispararlas a un símbolo etéreo en su jardín? Nadie podía imaginarlo, los golpes del destino diría un tango, y de golpe el Néstor se hizo símbolo, muerte parto alumbrando huellas, cañadones, encrucijadas, símbolo que puede, él sí, abrir los secretos del dilema, ¿estar o no estar? ahora no está y está, en el aire, impalpable, fuera del tiempo y el espacio… la K se hizo ele, ala, pájaro …

Aquí estamos, setenta o tal vez ochenta, nómades, exilados, navegantes, en este minuto de silencio, la bandera, su retrato, la placa de homenaje a las víctimas del terrorismo de estado (1976-1983), aqui estamos dejando algunas palabras, algunas frases en el libro de condolencias. ¿Ser o no ser? ¿soy K o no soy K? poco importa, la pregunta es: ¿por qué se hizo símbolo?, más que pregunta un misterio. Una pista puedo darles: para que algo o alguien se transforme en símbolo, debemos entender quiénes y porqué se reconocen en ese símbolo.

Y les hablaré ahora en primera persona del indicativo, no pretendo representar a nadie: yo soy y no soy, para mí no es hora de balances es hora de saber a qué pertenezco, en qué me reconozco. Confieso que me reconozco en ese hombre de mi generación llamado Néstor, me reconozco en su voluntad de dar dignidad a los argentinos, de decirles a los “profesores” del FMI, no somos sus alumnos, somos sus pares. Me reconozco en su postura ejemplar sobre los derechos humanos, que se juzgue a los culpables, no por venganza, sí por justicia, sí para abrir heridas, para limpiarlas de raiz, para que algún día puedan cicatrizar, no crece la concordia sobre heridas infectadas. Me reconozco en … ¿Y usted jóven, usted señora, usted cordobés, porteño, mendocino o tucumano, usted morador de apartamento o de villa, usted descendiente de españoles, italianos, guaraníes o mapuches, usted maestra, empresario, panadero o albañil… usted … en qué se reconoce? Tal vez el hilo conductor de tantos reconocimientos, de hombres y mujeres, de trabajadores del campo, de oficinas, del torno y de la pluma … tal vez ese hilo conductor nos permita entender porqué de golpe el Néstor se hizo símbolo, y sobre todo qué es lo que ese símbolo ahora representa.

El homenaje terminó, me sumerjo en el otoño parisino, enfilo hacia el metro masticando nostalgias …¿Cómo vas William? ¿ser o no ser? ¿estar o no estar?, aquí estoy, pateando baldosas, comprobando que no hay como París para masticar nostalgias.

Chau Néstor au revoir.

José Muchnik
Poeta y antropólogo

2 de noviembre 2010

Publicado el

El avance de la ultraderecha populista

extrema derecha en europa

Por: Alfredo Vicente Buglioni. Lic. Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales

Con la aparición de la pandemia del COVID19, que afecta a todos los países, con más de 29.000.000 millones de infectados y 900.000 fallecidos, queda en evidencia la profunda desigualdad que existe en nuestra sociedad global, en materia de políticas públicas de protección de los ciudadanos. Los sectores políticos y económicos que representan al neoliberalismo global, han entrado en crisis y en los últimos tiempos, los grupos y facciones de la ultraderecha populista han reaccionado no solamente contra las políticas de austeridad, sino contra la Democracia.

Las características principales de estos movimientos políticos son:

  • Promueven un individualismo reaccionario, buscan imponer una sociedad de elitistas, cuyo valor principal es la meritocracia y la competencia, en contraposición el sujeto liberal democrático y progresista vigente.
  • Impulsan el libre mercado con políticas neoliberales de ajuste, en desmedro de un Estado de Bienestar, cuyos valores centrales son la justicia social y la cohesión de la comunidad.
  • Se oponen a las inmigración tanto de origen asiática, como latinoamericana, porque los consideran inferiores, esgrimiendo el argumento elitista de la supremacía blanca.
  • Rechazan todas las cuestiones vinculadas a las minorías de género, desprecian el multiculturalismo, y promueven el odio racial.
  • Impulsan una alianza con sectores religiosos, tanto cristianos evangélicos como ultra católicos, con los grupos económicos hegemónicos dominantes, con sectores del poder judicial, y los medios de comunicación concentrados, sus principales aliados son las empresas multinacionales.

La consolidación en Europa

La fractura principal en Europa, en nuestra hipótesis de análisis, pasa por distinguir entre los gobiernos que sostienen las políticas de austeridad neoliberal y aquellos que resaltan su identidad ultranacionalista, otros pensadores como Chantal Mouffe manifiestan, que en los próximos años el eje central del conflicto político estará entre el populismo de izquierda y el populismo de derecha”.

En España observamos como en este último tiempo, ha crecido la formación ultra nacionalista Vox, recordemos que se manifestó políticamente en diciembre del 2018 en las elecciones andaluzas con una presencia muy fuerte en el parlamento, y que condicionó al gobierno de esa comunidad autónoma, impulsando un acuerdo tripartito de gobierno con apoyo externo, al Partido Popular (PP), y a Ciudadanos (Cs), lo mismo ocurrió en la Comunidad y Alcaidía de Madrid.

Estos sectores de la ultraderecha, cuestionan la globalización, la pandemia, manifiestan que es un proyecto orquestado por Bill Gates, Georges Soros etc., para imponer un nuevo orden mundial, tienen un crecimiento y un eco en la sociedad española muy importante y poseen una presencia parlamentaria con lo cual influyen en la toma de decisiones del gobierno. En la actualidad el Estado español está gobernado por una coalición política de centro izquierda progresista, integrada por el Partido Socialista (PSOE), y Podemos (UP), dirigida por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, según la Comisión Europea, España puede terminar con un deterioro de su PBI de alrededor del 12% y una pérdida de empleo muy importante llegando al 19%. Estos datos de la crisis, producto de la pandemia de este año, marca la compleja coyuntura política española.

El dato quizás más relevante de estos sectores, es la presentación de la escuela de formación política para cuadros políticos, apadrinados por Marion Maréchal-Le Pen, (sobrina de la líder de la ultraderecha francesa); aliada de Steve Bannon el ideólogo de este movimiento, que apuesta, a su expansión atreves de la utilización de las redes sociales y todas las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías con el objetivo de impulsar un nuevo movimiento europeo para influir en la sociedad con un discurso xenófobo, anti racial, de desprecio a la política tradicional.

El ex asesor del presidente norteamericano Donald Trump, Steve Banonn, detenido en Nueva York por fraude por más de 25 millones de dólares, es el ideólogo de estos grupos de la ultraderecha populista, en Europa se ha instalado en la ciudad de Bruselas, con el objetivo de la formar dirigentes, con el objetivo de influir en los gobiernos de la Unión Europea.

En el caso de Italia ocurre algo similar, en la actualidad hay un gobierno de coalición de centro izquierda progresista, integrada en una alianza entre el Movimiento 5 Estrella (M5E), y el Partido Democrático (PD), quedando en la oposición La Liga encabezada por Mateo Salvini, la otra formación de ultraderecha, Fratelli de Italia (FI), dirigida por Meloni, y algunas facciones sueltas como los chalecos naranja guiados por Antonio Papalardo, un general retirado ex-carabinieri, que directamente hace las manifestaciones en las plazas sin tapaboca desafiando la pandemia , planteando la salida de Italia del Euro.

Los sectores concentrados de la ultra-derecha en España como en Italia plantean, no solamente oponerse a los gobierno sino eliminar todas las políticas públicas tanto educativas, sanitarias, de protección a la inmigración y a los sectores vulnerables. El desarrollo económico vale más que la protección de la salud, como observamos en la ciudad de Bérgamo, a principios de la pandemia, los sectores industriales sacaron una gran publicidad planteando “Bérgamo no se detiene”, planteaban que la economía siga funcionando, no importa el problema de la salud, cuando vimos por imágenes en la televisión como los camiones del ejercito sacaban los ataúdes y los llevaban a cementerios de ciudades vecinas de Bérgamo porque no daba a vasto el cementerio local.

El dato a resaltar es que la familia Rocca, (grupo Techint), que también tiene intereses en la Argentina, es parte de ese establishment industrial económico del norte italiano, e influyó para que esto se ejecute, como ocurrió en nuestro país, con despidos masivos en sus empresas, el grupo Rocca, además posee intereses en el área de la salud. La región de Bérgamo del norte italiano es donde se registró más del 40% de los fallecidos en toda la pandemia lo cual tiene una responsabilidad social y política muy fuerte, hay que tenerlo en cuenta porque cuando hacemos la comparación con nuestro país tienen una línea de acción idéntica.

En Alemania el crecimiento del partido de ultraderecha, Alternativa por Alemania (AfD), sigue siendo constante, en representación institucional en todas las regiones, con lo cual en vista de las elecciones de septiembre del año próximo, lo coloca con un posicionamiento muy importante, siendo los principales opositores contra las acciones del gobierno que encabeza la Canciller Ángela Merkel.

En Francia en las elecciones municipales de junio pasado, los sectores de la ultraderecha que responden a Reagrupamiento Nacional, liderados por Marine Le Pen, obtuvieron victorias en pequeñas localidad y en una ciudad importante como Perpiñán, un gran avance para posicionarse para las próximas elecciones. El gran derrotado en estas elecciones municipales que siempre son un test de las presidenciales, fue el actual Presidente Emmanuel Macron, que no ganó en ninguna ciudad relevante, quienes si dieron una sorpresa y fueron los grandes ganadores fueron los integrantes de la alianza de los Verdes, los Socialistas y la Francia Insumisa que lidera Jean Luc Melechon, (verde-rosa-roja), retuvieron la alcaidía de Paris y conquistaron la ciudad de Marsella luego de 25 años gobernada por la derecha, además de ciudades de gran importancia como de Lyon, Estrasburgo y Burdeos.

El avance en Latinoamérica

En Latinoamérica la fractura se manifiesta entre los Movimientos Nacionales, Populares y Democráticos y los sectores que aglutina a los grupos dominantes, entre los que se destacan, los medios de comunicación, los grupos económicos multinacionales, y los sectores judiciales, conformando un trípode de poder que sostienen a los grupos políticos de cada país, en Argentina representados por el PRO.

A diferencia de la disputa en el viejo continente que se da entre socialdemócratas, conservadores y los populista de ultraderecha.

En Latinoamérica estos sectores de la ultraderecha, operan en forma sistemática y organizada, de la mano del Departamento de Estado norteamericano dirigido por Mike Pompeo, despliegan un conjunto de acciones en cada uno de los Países, lo observamos en la presión ejercida para designar al nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En Brasil, para derribar al gobierno de Dilma Roussef, sacar de la carrera electoral a Luis Ignacio Lulla Da Silva, atreves del aparato judicial y la Lawfare, con denuncias de corrupción que luego no pudieron ser comprobadas, evitando la victoria del líder del partido de los Trabajadores (PT), para luego impulsar al candidato ultraderechista Jair Bolsonaro a la presidencia, con un fuerte involucramiento de las fuerzas armadas brasileñas.

Lo mismo ocurre en Ecuador, en vistas a las elecciones presidenciales del 7 de febrero del año próximo, en donde por decisiones judiciales corrieron a Rafael Correa de la fórmula del frente político-electoral, coalición Unión por la Esperanza (UNES), el periodista Carlos Rabascall será el reemplazante de Correa en la fórmula presidencial, según algunas encuestas este frente político lograría la victoria. Aquí también se observa claramente la conjunción de los sectores del poder judicial subordinado al gobierno del presidente Lennin Moreno para obstruir cualquier intento de vuelta de los sectores populares al gobierno.

En Bolivia, las elecciones previstas para el próximo 18 de octubre pueden ser decisivas para el retorno de Evo Morales, luego del golpe de estado del año pasado que lo desalojara del gobierno, al movimiento al socialismo (MAS), los sectores de la ultraderecha encabezados por la actual presidenta Jeanine Añez y los moderados de Carlos Meza están lejos del candidato Luis Arce que propone el sector político del MAS, según las últimas encuestas Arce se impondría en primera vuelta.

En nuestro País, este espacio, se expresa en la Alianza Juntos por el Cambio (JxC), que integran el PRO, la UCR, y la Coalición Cívica, que impulsan una oposición dura al gobierno, con planteos y operaciones desde las manifestaciones anti cuarentenas hasta las policiales, pasando por presiones del mercado cambiario, con el objetivo de debilitar, esmerilar, y condicionar al gobierno Nacional y Popular.

Publicado el

Pospandemia: preparar la recuperación económica

bruno susani ciccus

Los objetivos de la política económica en la pandemia son preservar la capacidad instalada y sostener la demanda

Por Bruno Susani*

Nota publicada en el suplemento Cash de Página 12 el 19 de julio de 2020.

En su célebre artículo “La pobreza en la abundancia”, escrito en el último trimestre de 1934, en plena crisis de los ’30, John Maynard Keynes señalaba “que sea cual fuere el mejor remedio a la pobreza en la abundancia, debemos rechazar todos los supuestos remedios que consisten en disminuir la abundancia (…) ya que buscar que el acervo de capital sea menos productivo para adecuarse a la caída de la demanda sería un error”.

Vale decir que es necesario defender y mantener la capacidad instalada de producción para que en el futuro cercano pueda reactivarse y, utilizando la fuerza de trabajo desempleada, crear nuevas riquezas. 

De otra manera, la reconstitución del acervo de capital necesitará, ulteriormente, un gran esfuerzo de nuevas inversiones

A la vez que cristalizaba su crítica a la incoherencia y falencias de la teoría ortodoxa, Keynes construía una proposición teórica alternativa y superadora. Es esta orientación que debe prevalecer para la economía argentina impidiendo la destrucción del acervo de capital.

Dos shocks

En menos de diez años la economía argentina ha sido sometida a dos shocks económicos externos: la Gran Recesión en 2008 y la pandemia actual. 

A lo que se deben sumar los cuatro años del macrismo se aplicó una política económica recesiva, lo cual provocó una disminución importante de la riqueza producida, alrededor del 5 por ciento del PIB, que redujo a su vez el poder de compra de los salarios de los sectores medios y populares y las ganancias de las empresas. 

La nueva caída del PBI producida por la crisis sanitaria se ubica en la continuidad de los dos años consecutivos de caída del volumen de la riqueza producida debido a desastre financiero provocado por la mala praxis del gobierno de Macri

A esto se agrega una especificidad argentina que es una situación de casi default de la deuda pública contraída por el gobierno anterior, que limita la capacidad de acción del gobierno, lo cual describe el desafío excepcional que enfrenta el presidente Alberto Fernández y la estrechez conceptual de los medios de la oposición que apoyaron la desastrosa gestión macrista y tratan de desligarse de sus responsabilidades.

Demanda y oferta

Esta crisis es estructural en tanto afecta a la vez la demanda y la oferta. Daña a las empresas y a las familias que ven su situación económica deteriorada en cuanto sus ingresos disminuyeron más que el gasto lo cual produjo endeudamiento y restricciones.

A nivel global provocó una caída vertiginosa de la demanda que se produjo en el segundo trimestre debido a la retracción del consumo que es el componente más importante de la demanda global. La acción del Estado puede impedir una segunda etapa que es el achicamiento de la oferta que producirá una oleada de quiebras una caída consecutiva del ingreso.

Lo significativo y peligroso de esta evolución de la situación económica es que la crisis de la oferta se traduzca en una conducta de los sectores empresarios que, obsesionados por el corto plazo como lo señalaba Keynes, opten por zabordar las empresas, que significará una destrucción del acervo de capital y de puestos de trabajo

Esto no solo reducirá la la cantidad de empleos y la masa salarial, sino que también provocará una nueva contracción de la demanda formándose así una espiral descendente y aceleradora de la crisis

Demanda

El desafío es justamente por un lado sostener un flujo de actividad económica suficientemente elevado apuntalado por el Estado, sosteniendo parte del pago de los salarios e instalando una moratoria de salarios indirectos y de los impuestos para impedir las destrucción del capital. A la vez, mantener un nivel de demanda para permitir a los trabajadores poder acceder a los bienes necesarios para su consumo y él de sus familias.

En las circunstancias actuales la recesión toca a los tres componentes de la demanda

1. La baja de las exportaciones en volumen y en los precios debida a la crisis internacional.

2. El derrumbe de la inversión ya que los capitalistas no invierten si no anticipan la necesidad de ampliar la capacidad instalada.

3. La caída del consumo. 

La magnitud del consumo es esencial en la reactivación porque determinará la cantidad de capital y empleos que serán movilizados en lo inmediato, pero también porque en los diversos sectores sociales la situación presenta diversos matices que deben contemplarse. 

Por caso, la retracción del gasto del 25 por ciento de los consumidores que tiene mayor poder de compra gracias a ahorros o salarios, pero no pueden o no quieren gastar por precaución y por el temor frente a la pandemia.

Estado 

En el proceso de desconfinamiento los consumidores están temerosos frente al virus, prudentes y reticentes, además exigentes en cuando a las normas sanitarias. Esta porción de la población, como lo muestran las estadísticas en la Unión Europea, tiene el siguiente comportamiento: ha incrementado sus depósitos en cuentas corrientes o depósitos remunerados a la vista. 

Los sectores medios contabilizaron menores ingresos debido al incremento del desempleo o a menos horas de trabajo. Los sectores de ingresos medios y bajos, los más numerosos, son la parte de la población más agobiada por la crisis, ya que carecen de ingresos o han registrado una disminución importante de la demanda. Es un sector numeroso, cuya existencia era conocida, pero el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) ha mostrado que alcanzó en estos últimos años una proporción elevadísima de la población.

Así como la voluntad del Estado debe ser de cuidar la capacidad el acervo de capital e impedir su deterioro, es importante que pueda mantener también un flujo de la demanda efectiva. Esta dependerá de las ayudas económicas provistas por el Estado. La emisión monetaria y el incremento del gasto público, como lo muestran la política realizada en los países centrales es la única vía plausible. 

La velocidad de la reactivación y de la disminución del desempleo dependerá de la percepción que tenga el empresariado de una demanda activa y solvente.

El crecimiento estará en gran parte determinado por las componentes básicas de la economía, vale decir la existencia de un acervo de capital en funcionamiento, la fuerza de trabajo y la demanda efectiva que determinará la cantidad de los dos primeros que deberán movilizarse. 

Esto impone de tomar medidas sensatas y correctas, como hasta ahora, que viabilicen la reactivación económica en el marco del respecto de las condiciones sanitarias.

* Doctor en Ciencias Económicas de la Université de Paris. Autor de La economía oligárquica de Macri, Ediciones CICCUS, Buenos Aires 2019.

bruno.susani@wanadoo.fr

Publicado el

Pensar la pandemia en clave peronista

Perón CICCUS pandemia

Para Perón en la Comunidad Organizada, la filosofía recupera su misión pedagógica, porque halla su nobleza en la síntesis en un “iluminar”, en un llevar al campo visible formas y objetos antes inadvertidos y, sobre todo, relaciones. Relaciones directas del hombre con su principio, con sus fines, con sus semejantes y con sus realidades mediatas (CO II)

Por ello, el objetivo de esta reflexión es procesar algunas categorías y conceptos que permitan leer la cuestión de la pandemia situados en la doctrina peronista

Es el texto de la Comunidad Organizada, Perón reflexiona sobre las relaciones del hombre y con las cosas, con los otros hombres, con los valores que construyen la política.  

La aparición del homo economicus en la Modernidad exaltan el individualismo y el egoísmo como virtud, Perón expresa su crítica al egoísmo: forjó la lucha de clases e inspiró los más encendidos anatemas del materialismo, es al mismo tiempo sujeto último del proceder ético. Corresponde seguramente una actitud ante esa disposición cerrada que produce la sobreestimación de los intereses propios. La enunciación de tal cosa corresponde en la Historia a una sangrienta y dura evolución, cuyo fin no podemos decir que se haya alcanzado aún…el egoísmo estaba destinado, acaso por designio providencial, a transformarse en motor de una agitada edad humana…combatir el egoísmo no supone una actitud armada frente al vicio, sino más bien una actitud positiva destinada a fortalecer las virtudes contrarias, a sustituirlo por una amplia y generosa visión ética. (CO, XI)

Esta profunda y amplia crítica al egoísmo es donde nos permite repasar nuestra actual situación nacional e internacional

La sobreestimación de los intereses propios se ve claramente en las críticas a la cuarentena: “no pueden limitar mi libertad”, “me impiden conocer a mi sobrinita recién nacida”, “hace muchos días que no puedo tener relaciones sexuales”, etc., ridículos argumentos que esconden, desde un sentido común, un profundo egoísmo que es la negación del otro como prójimo

El egoísmo estaba destinado y (sigue estando) a transformarse en motor de una agitada edad humana, y fue motor, mi General para llegar a este siglo XXI cargado de desigualdades y que este agitado momento de la pandemia muestra su peor rostro, La violación, por ejemplo, del derecho humano al agua potable que se carga miles de muertos e infectados…

   Combatir el egoísmo no supone una actitud armada frente al vicio, sino más bien una actitud positiva destinada a fortalecer las virtudes contrarias, a sustituirlo por una amplia y generosa visión ética

La actitud positiva de combate al egoísmo se expresa en los científicos de buscar y encontrar respuestas a las urgencias de cuidado que en la Patria se llama soberanía tecnológica, con una generosa virtud ética y política.

Ese sentido último de la ética consiste en la corrección del egoísmo va a permitir abrir las posibilidades hacer justicia incluyendo a mayores sectores de la comunidad: que en la doctrina se llama justicia social                   .

Y entonces desde esta perspectiva: el progreso está en absoluta relación de dependencia con el grado ético alcanzado, establece la moral de las leyes y puede interpretarlas sabiamente. (CO, X)

Esta es otra puesta en valor de la proporción vertical y horizontal del individuo que sostiene Perón en la Comunidad Organizada pues la participación del individuo en el movimiento social refleja la construcción del yo en el nosotros en la vida en común, en el camino hacia la concreción de una dignidad en continuo forcejeo y una vocación indeclinable hacia formas superiores de vida. (CO XIV)

Esa participación que es la construcción del yo en el nosotros, es sustancial y urgente en esta emergencia, ya que sólo cuidándonos protegemos al otro, a la comunidad. En esto va el combate contra el egoísmo, resolver la ecuación individuo-comunidad y se necesitan nuevas categorías para incorporar a mayor cantidad de personas sentirse parte de una comunidad que se organiza en formas superiores de vida

Es en este presente, hoy, llevar adelante estas prácticas que convoca a quienes sufren por los muertos, los enfermos, los hambrientos, desde cada lugar de pertenencia con serenidad y firmeza, sin desmayos.

Cristina Campagna 19/06/2020

Publicado el

Ensayo sobre la prudencia mediática

ciccus

Hace rato que el campo de batalla fue redefinido por los teóricos de la guerra, lejos de ser la calle arena – irremplazable – de la lucha política, la mente de nuestros pueblos pasó a ser el terreno a conquistar. Nada nuevo bajo el sol. O si? En el teatro de operaciones, los estados imperialistas y la banca internacional serían los generales, los medios hegemónicos serían las usinas desde donde salen los mensajes y los cagatintas, los agentes que reelaboran y digieren los relatos para que lleguen masticados a las audiencias, que según creen, son pasivas. En esta pandemia, donde confinados a la cuarentena y pasando muchas horas frente a una pantalla, somos pichones listos para que jueguen al tiro al blanco. Así, todo producto de actualidad se vuelve terreno fértil para bajar su línea y picar con la discordia la moral del pueblo argentino.

Por Omar Zanarini*

Con las coordenadas claras, los profetas del odio saben dónde apuntar. Ya no son discursos electorales los que animan a los representantes del colonialismo, bregando por el Estado neoliberal que supieron construir. Y tampoco elaboran mensajes directivos que apuntalen el “lawfare“, o la guerra judicial, contra Cristina. (Es que el triunfo de la fórmula Fernández-Fernández, se llevó puesto al “big data” y a la “posverdad“. Decía el general que no hay nada más ideológico que el bolsillo y cuando la gente se da cuenta de ello, se empareja con el pueblo y vota en defensa propia).

Hoy los discursos van dirigidos a hacer fracasar el esfuerzo nacional de la guerra contra la pandemia y de minar toda iniciativa para avanzar en la recuperación de la tierra arrasada que la administración colonial de Mauricio Macri nos legó. Y es que en la Sociedad de la información, la vertiginosidad con la que circulan los mensajes abre la puerta a que los mecanismos se simplifiquen, se amplifiquen y lleguen más rápido los relatos. El gobierno atento  anticipó la maniobra y no dudó en poner sobre la mesa un concepto que permite dar cuenta de la ofensiva ideológica de la antipatria: INFODEMIA.

Infodemia: la guerra que busca generar miedo y a desmoralizar

Estamos atravesando sin duda un momento en donde los niveles de mediatización alcanzan picos de exposición de las audiencias. No es de asombrarse, la cuarentena llevó a que se trabaje desde casa, o mejor dicho, que todas las rutinas que otrora se realizaban puertas afuera, terminen realizándose frente a una pantalla. Y esto es un dato que no se les escapa a quienes, en su esfuerzo diario, conspiran contra la felicidad del pueblo.

Conocen los mecanismos mediáticos de construcción de sentido, de consensos y de elaboración de imaginarios sociales. En ese esfuerzo persisten con la clara intención de reinscribir en una correlación de fuerzas la idea que siguen siendo los que validan los procesos. En esa validación pretenden producir los efectos que lleve al conjunto del pueblo a confrontar con el esfuerzo nacional del aislamiento social. Pero los pueblos no se suicidan.

Las mediciones públicas que se realizaron en torno a cómo el gobierno de Alberto Fernández viene conduciendo la “guerra” contra el COVID19, lo posiciona con más de un 80% de imagen positiva.

No hay nada nuevo a la hora de operar. Los mensajes que construyen son claros. Apuntan a poner lo emotivo por sobre la información racional y veraz. No les interesa más que generar coordenadas discursivas para que aquellos que ya cargan con el prejuicio antipopulista tengan de donde sacar argumentos para insuflar de ira su propio odio.

Lo que parece el simple ejercicio de una empresa periodística, no es más que la sabia organización de la ignorancia, del miedo y la desmoralización del pueblo en un bombardeo constante de desinformación, que apunta a controlar las mentes y los corazones de los incautos. Así hablaron de la falta de sensibilidad del gobierno con “los jubilados”, de la opresión del Estado en “Villa Azul”, y la cruzada “anticuarentena” también fue sazonada con esa intención. 

Cuarta generación y quinta a fondo

La idea de “guerra silenciosa” contra un “enemigo invisible”, como definió el presidente Alberto Fernández a la pelea contra el COVID19, bien puede asimilarse a la idea de Guerra de Cuarta Generación y con ella la estrategia de quienes se valen de ella para inocular deseos y temores para agitar el malestar .

En este sentido, el concepto de INFODEMIA nos sirve para caracterizar ésta etapa de la ofensiva ideológica que responde tangencialmente a los sectores del poder financiero internacional a fin de condicionar al gobierno de Alberto Fernández. No sea cosa de que se asuma plenamente peronista (atiéndase la ironía).

La agitprop en ese sentido está a la orden del día. Y los medios hegemónicos mantienen su línea de masas intacta: mantener la grieta hasta en momentos en donde la patria está en peligro, y en esa línea dura agitan la idea, odiosa, de INFECTADURA.

Viviremos y venceremos

Las comparaciones odiosas con la República Bolivariana de Venezuela no son nuevas. Ya desde antes de la derrota electoral del 2015 (que abrió la puerta a una restauración oligárquica exprés), la estrategia de romper con la unidad latinoamericana mediante la ofensiva del “Lawfare”, fue armando retóricas de deslegitimación de los procesos populares mediante la instalación de la idea que en el país del comandante Chavez se vive una dictadura. De allí, toda comparación con la república hermana, tiende a generar en el imaginario la idea que vamos rumbo a ese mismo destino que construyeron desde la usinas mediáticas.

Lo que buscan es generar el efecto de que todo lo que exprese intervención estatal debe quedar marginado, combatido y derrotado, cosa que no haya malos ejemplos que pueda perturbar los intereses de las grandes corporaciones y los Estados imperialistas. Ellos que ponderan la ganancia por sobre el mercado, son los únicos que pueden valerse de los Estados para intervenir con normativas propuestas por sus personeros para seguir liquidando las naciones.  Y en consecuencia actúan.

Son varias las operaciones mediáticas que dan cuenta del mecanismo descripto. Una de las intervenciones más potentes del presidente Alberto Fernández  fue durante el anuncio de la cuarentena, donde dejó en claro cuál sería la posición del gobierno nacional ante la falsa disyuntiva que desde las grandes usinas mediáticas pretendían instalar como dilema: la vida de los argentinos y argentinas o el mercado y sus personeros. El jefe de Estado fue contundente en su respuesta: “Si el dilema es la economía o la vida, yo elijo la vida. Después veremos cómo ordenar la economía”. A lo que vale responder: “Viviremos y Venceremos”.

De las tareas burguesas a la comunidad organizada.

La respuesta mediática y de uno de los representantes del establishment no tardó en llegar. Al día siguiente uno de los empresarios de mayor incidencia en las finanzas locales actuó y habilitó la primera ofensiva política contra el gobierno: Paolo Rocca, respondió despidiendo a más de 1400 trabajadores de Techint. Desde ese momento, los medios hegemónicos rompieron la tregua con el gobierno, si es que alguna vez hubo una, y allí se resolvieron con su ofensiva. Argentina retomaba su senda a convertirse en Venezuela.

El otro hito es más reciente y las analogías con el país hermano adquirieron otra connotación.: el anuncio de intervenir y expropiar a Vicentin, una de las empresas cerealeras más importantes del mundo, que aprovechando su vínculo estrecho con la clase en el poder durante el gobierno de Mauricio Macri, se hizo de más de 300 millones de dólares del Banco Central para luego fugarla y posteriormente declarar su quiebra.

Si con el solo hecho de ser un gobierno peronista y haber puesto la vida de nuestros compatriotas por sobre el mercado, emulaba la senda de Chavez,  ahora que anunciaba la intervención y EXPROPIACIÓN de Vicentina, pasaba a convertirse en un gobierno comunista.

Construcción mediática y de los sectores de la oposición que ponen en escena un relato que solo hace daño y no se condice con el apoyo que concitó dicha medida. Salvo sectores vinculados a Clarin y a la Sociedad Rural, se expresaron en contra. Como señala Gabriel Fernández, en una reciente nota publicada en La Señal: “El respaldo a la decisión oficial de intervenir y promover la expropiación de Vicentin surgió de todas las centrales sindicales y sociales, de la CGE, la CGI, las distintas asociaciones pymes, las cooperativas, pero también una parte de la UIA y hasta la misma Federación Agraria Argentina, entre otros protagonistas de la vida económica nacional”.

A por ellos

La ofensiva es clara y claro es el mecanismo por el cual los sectores enemigos de los intereses populares desmoralizan y desgastan.

Desmoralizar, decía Jauretche, es el arte de nuestros enemigos, porque saben que los pueblos tristes no vencen.  Es preciso, entonces, estar atentos y prudentes para no volverse permeables a los discursos mediáticos con los que nos bombardean. Apagar la tele es una buena opción, encender medios populares tiene que ser el reflejo.  Y luchar siempre, siempre, con alegría!

*periodista Radio Gráfica – Lic. en Comunicación Social (UBA)