Chico, repique y piano

$560

Comprar

Breve historia de la llegada del candombe a la Ciudad de Buenos Aires
Autor: Hugo Ferreira

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Con esta breve historia, nos proponemos rendir homenaje y dejar por escrito las vivencias del grupo de candomberos que mantuvieron encendida la llama de sus tradiciones lejos de Montevideo, su tierra natal, fieles a su origen. Ellos han sido y son parte fundamental para que la palabra “candombe”, asociada al “chico”, “repique” y “piano”, sea reconocida en este inmenso país, como un valioso aporte cultural.

…me quiero referir a mis negros uruguayos en Argentina. Mi raza llevó como artículo de lujo, el candombe. A pesar del tiempo, se siguen juntando y haciendo gozar a un pueblo. ¡Viva el candombe y mis negros amados!
Rubén Rada

Información adicional

Peso 0.215 kg
Dimensiones 22.5 × 15.5 cm
Páginas

128

Primera Edición

Septiembre 2015

Hugo Ferreira

Nació el 10 de julio de 1953 en Palermo, barrio del tambor, en la ciudad de Montevideo, Uruguay. A fines de 1973, llegó a Buenos Aires como un exiliado político más, perseguido por la dictadura cívico militar que se instauró en su país. Aquí se encuentra con viejos amigos, y forma parte de la “flota” que desarrolla el candombe afrouruguayo en esta ciudad. Por esa misma época, es miembro fundador y director, además de tocar el redoblante, en “Por la vuelta” primera murga estilo montevideano del país. Más tarde viajará a San Salvador de Bahía, Brasil, cuna de la música negra en América Latina. Allí descubre el significado más profundo de la palabra “percusión” y se enriquece aprendiendo a tocar los más diversos ritmos e instrumentos en las calles de la ciudad. Con esa acumulación de experiencias y conocimientos continúa su camino en la música integrando durante cuatro años el grupo de María Teresa Corral, a quien reconoce como su verdadera maestra. En la actualidad, y desde hace nueve años, se desempeña como músico-docente en el taller de percusión del Programa Arte en las Cárceles, del Ministerio de Cultura de la Nación, en el Complejo Penitenciario de Varones I de Ezeiza.